Warning: ini_get_all() has been disabled for security reasons in /home/zoarcons/public_html/wp-includes/load.php on line 1031
La confluencia de las cosas, un ejercicio imaginativo sobre los drones y la agricultura. – ZOAR
x
Cargando…

La confluencia de las cosas, un ejercicio imaginativo sobre los drones y la agricultura.

Agricultura y la Robótica

Hace más de 18 años escuche por primera vez, en mi clase de ciencias naturales, sobre las actividades económicas primarias, mi maestra de aquel entonces las repetía en una secuencia entonada tan interesante que aún la recuerdo: agricultura, ganadería, minería y explotación forestal (esa es nueva, porque en mi canción original no existía). Hoy por hoy, y dejando de lado las cuestiones políticas, y sociales (concédame estimado lector una visión reduccionista y valide el enfoque puramente tecnológico) tenemos un nuevo grupo de dispositivos tecnológicos auxiliares que podrían cambiar de manera asombrosa a corto y mediano plazo la forma en que se realiza  la agricultura.

Para ubicarnos un poco en este espacio, me permito definir a estos dispositivos auxiliares como un dispositivo robótico no inercial con un grado de autonomía energética de mediana a gran escala y gobernabilidad fiable tanto automática como teleoperada. Vamos a decirlo simple y conciso, un dron. Desde mediados de 2014 escuche rumores sobre algunas empresas que invertirían fuerte en el campo de los drones agricultores  (nombre fácil pero concepto difícil). Y desde entonces he seguido a la distancia, desde una zona segura, el desarrollo de dichos drones, no ocultaré mí no fanatismo por la robótica aérea pero tampoco negaré mi interés por lo que ella puede aportar a nuestra sociedad.

Siendo definida nuestra área económica de interés en esta columna: la agricultura y nuestro dispositivo auxiliar, el prometedor dron;  permítame comenzar con el ejercicio imaginativo de hoy:

Imagínese que despierta un lunes temprano para supervisar las dos hectáreas de su sembradío de tomates. Camina con sus ayudantes alrededor de dos horas y media por hectárea entre las plantas en busca de información que le permita llevar un registro del ambiente inmediato de cada planta, observar posibles apariciones de plagas o enfermedades, luego clasificar la información y realizar un plan de acción para eliminar la plaga, tratar las enfermedades, limitar su propagación  y en pocas palabras reducir las pérdidas. Si todo sale bien y cuenta con  ayudantes lo suficientemente entrenados podría recorrer un promedio de 20 000 plantas en ambas hectáreas pero el tiempo consumido no le permitirá planear un mejor proceso de fertilizado, focalizar un tratamiento preventivo o simplemente mejorar el proceso de selección de nuevas plantas para sembrar sería considerablemente reducido, o explorar nuevos canales de supervisión y contactar clientes potenciales. Esto representa un problema para expandir sus terrenos y garantizar una mejor vida tanto a usted como a su familia y colaboradores.

Ahora, cambiemos nuestro panorama, imagine que: Al llegar a sus hectáreas sus ayudantes y usted despliegan tres drones con cámaras y algoritmos de visión capaces de detectar: patrones de crecimiento, posibles enfermedades o plagas y variables ambientales importantes. Toda la información además puede ser enviada vía comunicación inalámbrica a un servidor. De ahí, después de una inspección que duraría menos de dos horas debido a la extensión que un dron puede cubrir, la actualización de base de datos le permitiría establecer qué plantas necesitan atención, planear los procedimientos de contención y los trayectos de cosecha de plantas específicas. Más aún, imagine que cada planta que se necesite puede ser marcada con un pequeño faro electrónico que le indica su estado y la acción que debe ejecutarse en ella. Suena asombrosamente maravilloso. Usted invierte menos tiempo en dicha planificación, coloca el faro en posición carga tratamientos y medidas de contención y despliega una precisa ejecución de sus planes por tierra con sus colaboradores y por aire con sus drones supervisores.

Añadamos más drama al proceso. Usted despliega  un dron vigilante durante el día para registrar los cambios atmosféricos más importantes, y ahora los datos son comparados con los datos del internet para constatar que en efecto, se acerca una helada, y usted ya lo sabe y está seguro de ello y puede actuar en consecuencia con tiempo suficiente previniendo pérdidas y salvando su cosecha, sus ventas y asegurando los recursos de su familia y sus colaboradores.

Los drones para usos de la agricultura son una realidad, existen múltiples empresas que ahora mismo trabajan por ella segundo a segundo y sin duda  ya nos ha alcanzado, no tengamos miedo de los beneficios que nos prodigarán, mejor esperemos con asombrosa inocencia el futuro en la alimentación, tengamos la esperanzadora seguridad de que el ser humano aprenderá a obtener los beneficios de estos drones, y tenga la seguridad de que las empresas actualmente involucradas en esto  quieren que sea una realidad accesible. Pero, en caso de que no lo crea, crea que usted puede construirlo, los límites tecnológicos se desvanecen cada vez más, se empalman como los átomos en un material conductor, quizás hoy sea el día en que sus ideas tecnológicas más profundas deben aflorar y le digan…hoy voy a construir…hoy voy a garantizar mi existencia en este nuevo mundo tecnológico al precio que yo puedo pagar. Los grilletes más pesados son los de nuestros propios pensamientos.

Felipe A. Machorro-Fernández ha  desarrollado proyectos de investigación en  el área de la robótica y la interacción robot- humano. Profesor Titular en el Instituto Tecnológico de Saltillo y académico invitado en universidades privadas como ULSA y UVM.  Consultor independiente en proyectos científicos y tecnológicos así como en investigación y desarrollo. Contacto: felipemachorro@gmail.com